lunes, 18 de febrero de 2019

8-M: Todas y todos a la Huelga General

El Estado español se encuentra a la cabeza de la Unión Europea en cuanto a desigualdad laboral entre hombres y mujeres. Seguimos teniendo mayor dificultad para acceder al mercado laboral (el 60% de la población inactiva es femenina) y cuando lo hacemos, cobramos menos, de media un 23% menos que nuestros compañeros (diferencia que va en aumento). Esta brecha salarial de género se debe a varios factores. Los sectores más feminizados tienen peores convenios o directamente no se les aplica ninguno (dos de cada tres trabajadores pobres son mujeres), y la parcialidad y temporalidad en la contratación también se ceba en nosotras: el 74% de los contratos a jornada parcial y el 67% de los contratos temporales. 

La brecha salarial se perpetúa, conllevando una desigualdad en las pensiones. La menor cotización y los efectos de los parones en la vida laboral por motivos familiares (el 84% de las excedencias por cuidado de hijos fueron solicitadas por mujeres) terminan afectando, de manera que sólo el 37% de las mujeres percibe una pensión por jubilación frente al 62% de los hombres. Además, las que cobran pensión perciben de media un 38% menos que los hombres.     
              

¡Basta de precariedad y salarios de miseria!

Por otro lado, los roles de género impuestos por la sociedad patriarcal, y sobretodo el desmantelamiento de los servicios públicos y la política de recortes y austeridad, recayendo mayoritariamente en las mujeres las tareas de cuidados, han agravado y profundizado esta desigualdad y opresión. En 2019 las mujeres seguimos siendo las encargadas de los cuidados a terceros, tanto en el ámbito doméstico como en el profesional. Los sectores vinculados a los cuidados (SAD, Geriatría, Intervención Social, atención a la Diversidad) son fundamentalmente femeninos (el 85% somos mujeres). Sólo nos supera en grado de feminización el sector del Empleo Doméstico.    

Sufrimos una clara discriminación de género por dedicarnos laboralmente a los Servicios Sociales. Los datos son claros. Para acabar con la brecha salarial de género, es imprescindible que los sueldos de sectores como el nuestro, el de los Servicios Sociales, predominantemente femenino, se equiparen al alza con los sueldos existentes en otros sectores, y que los dirigentes sindicales de CCOO y UGT dejen de firmar Convenios Colectivos que perpetúan la precariedad y los bajos salarios, como ha ocurrido con el nuevo Convenio de atención a la discapacidad.           
                                                                                                          La igualdad se conquista luchando en las calles. Es necesaria una acción sindical combativa para imponer verdaderos Planes de Igualdad en todas las empresas, y que la lucha por los derechos de la mujer trabajadora no se reduzca a meras acciones o planes simbólicos de cara a lavar la cara de los mismos empresarios que nos explotan y perpetúan esta desigualdad. Por eso es necesario recuperar un sindicalismo de clase y combativo, que nos permita, luchando junto a nuestros compañeros, arrancar mejoras salariales, estabilidad en el empleo, y verdaderas medidas de conciliación en igualdad de condiciones para mujeres y hombres. Este es el único camino, y no la política de gestos vacíos que practican los dirigentes sindicales cada 8 de marzo, para volver al día siguiente a la política de paz social y de constantes cesiones ante empresarios y empresarias. 

Solo así evitaremos, por ejemplo, que las evaluaciones de riesgo y los planes de prevención en nuestro sector sean un mero paripé, afectándonos especialmente a las mujeres. Algo que lleva, en la práctica, a que en muchas ocasiones conseguir la baja por riesgo durante el embarazo suponga una lucha titánica para la trabajadora (además del riesgo de quedar estigmatizada por la empresa). Exigimos que en dichas situaciones se reconozca automáticamente en cuanto la trabajadora comunique el riesgo existente. 

Existe una realidad completamente invisibilizada, tratada como un tabú: la violencia machista que sufrimos en el ejercicio de nuestras funciones en el puesto de trabajo, ejercida por usuarios pero también por otros trabajadores. Esta violencia va desde insultos sexistas y ninguneo por nuestra condición de mujeres, hasta situaciones de acoso por razón de género y agresión sexual. Por regla general, estas situaciones se minimizan e incluso se ocultan. Es intolerable. Se debe ser dar visibilidad a esta realidad, incluirla en las evaluaciones de riesgos y en los planes de prevención, y conformarse Comités Mixtos de trabajadoras y trabajadores que impidan con contundencia este tipo de actuaciones y agresiones machistas. 

Más hechos y menos palabras. El 8 de marzo, ¡huelga general de 24 horas!

Hay razones más que de sobra para paralizar los centros de trabajo y secundar la HUELGA GENERAL de 24 horas el próximo 8 de Marzo, inundando las calles en centenares de manifestaciones convocadas a lo largo y ancho de todo el Estado. Sin embargo, de nuevo, como el año pasado, los dirigentes de CCOO y UGT plantean convocar paros parciales de dos horas, probablemente muchos de ellos acordados con las propias empresas. ¡Ese no es el 8 de marzo que queremos! ¡Queremos un 8 de marzo de huelga, lucha y reivindicación! 

Un 8 de Marzo para enfrentar en las calles, con contundencia, a esa derecha reaccionaria y franquista conformada por VOX, el PP y Ciudadanos, que quieren hacernos retroceder en todos nuestros derechos como mujeres y como trabajadoras. La CGT ya ha convocado formalmente, junto a otros sindicatos, Huelga General de 24 horas para el 8 de marzo. Algunos sectores en CCOO, como la Federación de Enseñanza o Intervención Social Madrid también han planteado ya la convocatoria de huelga general, así como el Sindicato de Estudiantes, llamando a las y los estudiantes en institutos y universidades de todo el Estado a paralizar las aulas. ¡Este es el camino! ¡Solo así derrotaremos a la derecha y a la reacción! ¡Y solo así acabaremos con la violencia machista y la austeridad capitalista! ¡Todas y todos a la huelga y a las manifestaciones!    

    
                                                                         

sábado, 16 de febrero de 2019

En defensa de un servicio de Salud Mental público y de calidad

Desde el comienzo de la crisis el aumento de personas que han tenido algún problema de salud mental ha sido constante, una auténtica epidemia, así como el del número de suicidios, sin duda, la consecuencia más dramática de un problema de salud mental. Esto ha sido consecuencia principalmente de las políticas de recortes y de austeridad implementadas por los diferentes gobiernos, tanto el Gobierno central como los de las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos.


Cualquier persona ajena al sector de la salud mental podría esperar que esta situación fuera denunciada por las empresas que trabajan en este ámbito, que se autodenominan eufemísticamente como entidades o instituciones, y que emprendieran un movimiento de protesta para revertir esta situación, es decir, que trabajaran para mejorar la salud mental de la población, lo que se supone que debe ser su objetivo y fin. Sin embargo, nos encontramos justo lo contrario, asistimos a una lucha entre estas empresas por acaparar políticos que acudan a sus eventos de cara a conseguir lucrativos contratos. Eventos donde volverán a repetir sus fabulosos propósitos al lado de aquellos mismos políticos responsables de negar los recursos económicos necesarios para garantizar servicios de salud mental dignos y de calidad. Alegan que no hay recursos, al tiempo que apoyan la modificación del artículo 135 de la Constitución, donde se especifica que es más importante el pago de la deuda bancaria que otorgar recursos a las personas con algún problema de salud mental. 

¡Basta de hacer negocios a costa de la salud mental! 

Que la salud mental es un negocio está claro. Actualmente grupos de capital de alto riesgo de Alemania se han fijado en este sector como una fuente de inversión y por supuesto de lucrativos beneficio. Para comprender esto baste decir que la Comunidad de Madrid otorga a una empresa de este tipo 93€ por persona y día en un contexto residencial, es decir, con lo que genera una persona pueden pagar el sueldo de dos profesionales. De esta forma los usuarios/as se convierten en un bien preciado, siendo considerados como meros productos con los que obtener beneficios. 

Estas empresas buscan ampliar el número de plazas, para obtener más recursos públicos, pero manteniendo en los huesos sus plantillas de profesionales y empeorando, por tanto, el servicio. De esta manera sus beneficios aumentan de manera exponencial pero, en vez de invertir en nuevos recursos, se aumentan los sueldos de los cargos directivos de estas compañías, aunque sin que sea posible saber su salario, así como los complementos económicos que obtienen, lo que implica una total falta de transparencia. Algo consentido por el poder político, que garantiza a estas empresas un chorro de dinero público, ¡de todos!, encontrando además en estas fundaciones, asociaciones y demás organismos, un fiel aliado que no cuestione su estatus ni reivindique mayor justicia social. ¡Negocios son negocios! 

La precariedad laboral del sector degrada el servicio y perjudica a las familias 

Estas empresas que presumen de integración y de cuidar a sus trabajadores, apenas pagan el salario mínimo a sus empleados con discapacidad alegando que al menos tienen un trabajo, pues de lo contrario, con la discapacidad que padecen, no podrían conseguir ninguno. Al tiempo que dicen esto, asistimos a su despliegue de acciones anti-estigma y propósitos de integración. ¡Vaya cinismo!


El resto de trabajadores tampoco tienen una situación muy diferente: años de congelación salarial (algunas empresas siguen pagando los mismos salarios que en el año 2011), pérdida de días de vacaciones, eliminación de los trienios… recortes todos ellos motivados, según estas empresas, por la crisis económica y por la difícil situación que atraviesan. Esta excusa supone un formidable acto de cinismo por parte de empresas que, mientras empobrecen a sus trabajadores, organizan acciones formativas en las cuales directivos y altos cargos de dichas empresas reciben bonificaciones y complementos por cuatro horas que pueden ascender a dos semanas de trabajo de cualquier trabajador, o realizan viajes de “reflexión” que implican dos días en otra ciudad y los gastos que eso conlleva. ¡Para eso se ve que sí hay recursos! Y todo esto en empresas y “fundaciones” que funcionan financiadas con dinero público, dinero de todas y todos. 

Defender un servicio público de calidad y condiciones laborales dignas

Un comportamiento que debería ser denunciado por los sindicatos mayoritarios (CCOO y UGT) que jamás, al menos hasta ahora, han mostrado interés por el sector de la diversidad funcional, hasta el punto de negarse a defender la necesidad de que el servicio vuelva a ser público y que no sea un coto de caza privado para que distintas grandes empresas y multinacionales hinchen su cuenta de resultados. Es imprescindible exigir a los llamados agentes sociales que tengan el mismo discurso que mantiene con la sanidad y la educación, que luchen por la dignidad profesional de las personas que se dedican a este ámbito, y por defender un servicio 100% público de salud mental.

Los sueldos en dichos sectores prácticamente doblan la remuneración que recibe alguien que trabaje en el sector de la salud mental y que tenga una titulación equivalente. Para dignificar las condiciones de nuestros sector, y la propia calidad del servicio, las y los trabajadores necesitamos organizarnos y luchar por nuestro reconocimiento profesional, dejando en el olvido frases que la patronal ha querido que asimiláramos, de cara a justificar nuestra precariedad y bajos salarios, como “la satisfacción personal es más importante que el dinero” o “me gusta lo que hago y con eso me doy por satisfecho”. Nuestra profesión es de vital importancia en la sociedad y como tal debemos considerarla.

martes, 12 de febrero de 2019

Estamos trabajando en ello

Cadena Ser se hace eco de la realidad de las mujeres sin hogar, en la noticia El limbo de las víctimas de violencia de género, sin hogar y con consumos o problemas de salud mental.


Algunos extractos:

"Esas mujeres pierden su condición de mujer para meterse en el cajón de sastre de la red de personas sin hogar"

"En los recursos de la red no solo no están protegidas, sino que están con luminosos. Abusan de ellas y trafican con ellas"

 "El 60% de los delitos de aporofobia son contra mujeres y, de esos, el 19% son agresiones sexuales. La seguridad de las mujeres en la red de personas sin hogar no está garantizada. No tienen reconocido su derecho a la intimidad, la atención a las necesidades de higiene íntimas y, además, coinciden con sus agresores"

Esta vez el marrón mediático le ha tocado a Maria Jesús Utrilla. ¿La respuesta del Ayuntamiento? Estamos trabajando en ello. Si no se lo creen, lean la noticia. Y si se lo creen, también. A ver si antes del 8M hemos terminado el trabajo. Es urgente.

lunes, 4 de febrero de 2019

Nunca nos regalaron nada. 100 años de la huelga de La Canadiense

Este mes se celebra el centenario de uno de los acontecimientos más relevantes en la historia del movimiento obrero, la gran movilización obrera que obligó al Conde de Romanones a firmar por decreto la jornada laboral de ocho horas (Un siglo de la huelga de la Canadiense o cómo se consiguió tu jornada laboral de 8 horas).

Buen momento para recordar que nunca nadie nos regaló nada. Lo poco o mucho que avanzamos es siempre gracias a la lucha organizada. ¡Toca volver a hablar de la jornada de 35 horas!


sábado, 26 de enero de 2019

Recuperando lo nuestro, privatizaciones vs servicios públicos. La Rosa en Lucha en la Universidad del Barrio.

Este lunes 28 participaremos en el curso de Economía de la Universidad del Barrio, donde pondremos en común nuestra situación y nuestra experiencia de lucha. El lunes a partir de las 19 horas en el Teatro del Barrio.


Recuperando lo nuestro, privatizaciones vs servicios públicos. ¿Quién gestiona el sistema de basuras? ¿A quién pertenece el canal de Isabel II? ¿Quién dirige los hospitales de Madrid? ¿Y los colegios concertados? Muchos servicios públicos se están vendiendo a manos privadas, lo que provoca una segregación en el acceso a los servicios básicos. Contaremos con personas expertas que nos contarán qué ha ocurrido en Madrid en los últimos años, resistencias que se están llevando a cabo y alternativas

jueves, 24 de enero de 2019

Somos pobres

Sí, en La Rosa somos pobres. No sólo las personas usuarias del centro, también quienes trabajamos en él.

El Ministerio de Hacienda, por primera vez, ha hecho públicos los datos de renta por barrios (concretamente, por código postal). Entrevías es el barrio más pobre de Madrid (qué sorpresa), con una renta per cápita anual disponible de 17476 euros. Pues bien, para la categoría Auxiliar de Servicios Sociales (la amplia mayoría de la plantilla) el salario base es de 16382 euros brutos al año, para una jornada completa (categoría 3 del Convenio de Acción e Intervención Social). Las compañeras de categoría 1 (educadoras, trabajadoras sociales y enfermeras) tampoco están para tirar cohetes (20708 euros). Y el personal de las subcontratas (control de accesos y limpieza) están todavía peor, gracias a la trampa de los Centros Especiales de Empleo.

En resumen, que somos pobres. Esta situación es extensible al conjunto de nuestros Servicios Sociales (debemos tener en cuenta que el CAIS es el mejor de los convenios del sector, hay quien está todavía peor). Descuelgues del convenio tampoco han faltado.Y además hay que tener en cuenta también que somos campeones en temporalidad y precariedad en esto de "lo social". Es inadmisible que quienes velamos por el bienestar de los sectores más vulnerables de la sociedad estemos carcomidos por la precariedad. ¿Responsables? Empresas y Administraciones.

Pero, como los vecinos y vecinas de Entrevías, sabemos que nunca nadie nos ha regalado nada. Por eso no nos rendimos. Estamos pendientes de cómo pueda beneficiar la subida del salario mínimo al personal subcontratado. Y también seguimos de cerca la negociación del II CAIS. Y vamos a seguir exigiendo al Ayuntamiento que reconozca al personal Auxiliar la categoría 2, como integradores sociales que somos. Porque no queremos ser personal meramente asistencial (de hecho, no lo somos), y porque aunque seguiríamos siendo pobres, ese aumento de ingresos nos ayudaría a pagar las facturas.

 

miércoles, 16 de enero de 2019

Concentración contra la persecución sindical en CEAR

¿ PERSECUCIÓN SINDICAL EN CEAR MADRID ?

Os sorprendería si os dijéramos que en CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiado), ONG dedicada a la defensa de los derechos humanos y el derecho de asilo, se está vulnerando el derecho a la libertad sindical de CCOO en Madrid.

El pasado mes de noviembre CEAR Madrid, disolvió al equipo del Proyecto ICI de Getafe (Intervención Comunitaria Intercultural), en los barrios de Margaritas y de la Alhóndiga, en un vergonzoso caso de represión, que comenzó días antes con el cese del coordinador del proyecto, delegado de CCOO, degradándole así salarial y profesionalmente.

Además de ser miembro de la Ejecutiva del Sector de Intervención Social de la FSC-Madrid es un destacado sindicalista de CCOO en la entidad CEAR. En ella ha tenido que bregar con varios EREs, ERTEs, ha jugado un papel fundamental en la negociación colectiva desde hace años, defendiendo el sindicalismo de clase y asambleario, ejerciendo una férrea defensa de los derechos de las trabajadoras y los trabajadores de CEAR, así como del sector de intervención social en el que participa.

Todo sucedió, además, tras la decisión de la plantilla de Madrid de iniciar un proceso de movilizaciones para desbloquear negociación del II Convenio Colectivo de CEAR y curiosamente, nuestro compañero forma parte de su mesa negociadora. Coincide también con el arranque de las negociaciones del II Convenio sectorial de Acción e Intervención Social.

No podemos tolerar estas prácticas de hostilidad a quienes ejercen la tarea colectiva de la representación sindical defendiendo a las y los trabajadores. CEAR con estas acciones, parece que quisiera además de vengarse, trasladar un mensaje de miedo al conjunto de su plantilla. CCOO hemos seguido trabajando por solventar el conflicto mediante la negociación, pero CEAR no sólo se ha enrocado sino que ha presentado nuevas amenazas a las retribuciones de nuestro compañero, trasladando así un mensaje de miedo (“aviso a navegantes”) al conjunto de su plantilla.

El 21 de Enero finalmente se celebrará juicio contra CEAR por modificación sustancial de las condiciones y por vulneración del derecho a la libertad sindical. De producirse la sentencia condenatoria que esperamos, la actitud gravemente irresponsable de quien ha generado este escenario hostil hacia el ejercicio sindical, podría tener consecuencias en la credibilidad e imagen de CEAR. Pase lo que pase, desde CCOO seguiremos apostando por la libertad sindical, sin descartar ningún tipo de medida en la defensa de nuestros derechos y los de las plantillas a quienes representamos.

El Sector de Intervención Social de la FSC de CCOO - Madrid, os convocamos a la concentración que realizaremos el lunes 21 de Enero a las 10.30h ante el Juzgado de lo Social en la Plaza de los Cubos (c/ Princesa número 5).

SI NOS TOCAN A UN@, NOS TOCAN A TOD@S