martes, 16 de julio de 2019

Cómete el calor

Como es sabido, en abril nos trasladamos a las instalaciones de campaña de frío, mientras se realizan las obras para el nuevo centro en La Rosa. 

Antes del traslado, realizamos una visita para conocer las instalaciones, guiada por técnicos del Ayuntamiento responsables de la red de atención a personas sin hogar. Durante la misma, advertimos la falta de climatización de las instalaciones, que tenían pinta de convertirse en un horno en verano. Así lo comunicamos a los técnicos allí presentes. La respuesta fue desconcertante. Con otras palabras, vinieron a decirnos que os vais a comer el calor. Alegaron que no se puede climatizar y que no se pueden instalar pingüinos portálites (precaria solución) porque la instalación eléctrica no lo iba a soportar. ¿Cómo puede ocurrir esto en un edificio municipal de reciente construcción? ¿No tendrá más que ver con la potencia contratada? En fin. Les instamos a buscar una solución.

Desde ese momento, también trasladamos a la empresa la necesidad de buscar una solución a lo que iba a pasar en pocos meses. ¿La respuesta? Que la titularidad de las instalaciones es del Ayuntamiento, así que al ente público le corresponde buscar una solución, no a Grupo 5. Y así, pasándose la pelota de unos a otros, llegamos a la situación que denunciamos días atrás.  

Que si no hay solución, que si este marrón no es mío...hasta que finalmente la empresa, haciendo gala de gran magnanimidad (suponemos que con la idea de denuncias rondando por algunas cabezas por la sede) trajo tres pingüinos (obviamente insuficiente). Y finalmente el Ayuntamiento puso su granito de arena en la solución. ¡Trajo algunos ventiladores! Enésima tomadura de pelo.
Han llegado más pingüinos, teniendo que ser reparados algunos. Obviamente sabíamos que no iban a ser nuevos. Pero nos surge una inquietud, ¿nos estarán "enfriando" a nosotros desvistiendo otros santos? En cualquier caso, la solución no sólo es precaria, también insuficiente.

No se vayan todavía porque falta el chiste final. A veces hay que andar apagándolos, porque ¡saltan los plomos! Así que, agotadas todas las paciencias posibles, finalmente hemos terminado en Inspección de Trabajo, y comiéndonos el calor, como pronosticó el Ayuntamiento. ¿Conclusión de esta nueva aventura rosera? Que no te fíes de ningún patrón, ni público ni privado.



martes, 9 de julio de 2019

Nace la Plataforma Sindical Plural, ¡que no te engañen!

El pasado 3 de julio se presentó la Plataforma Sindical Plural, que nace, según sus integrantes, con el objetivo de acabar con el "bipartidismo sindical". ¿Pero quienes forman esta plataforma de "sindicatos independientes"? Nada nuevo bajo el sol.

USO (Unión Sindical Obrera), sindicato cristiano vinculado a la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica). 

FETICO (Federación de Trabajadores Independientes de Comercio), ejemplo clásico de amarillismo sindical, facilitador de la precarización en Grandes Almacenes.

SATSE (Sindicato de Enfermería), sindicato corporativo.

ANPE (Asociación Nacional de Profesionales de la Enseñanza), heredero del Sindicato Vertical en el sector educativo.

CCP (Confederación de Cuadros y Profesionales), sindicato de directivos ¿?

GESTHA-Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda, su nombre lo explica muy bien.

CSL (Confederación de Seguridad Local), sindicato de policías locales.

La idea parece clara: aprovechar el desprestigio de los grandes sindicatos (buscada a pulso tras décadas de burocratización y concertación social con el capital) para minar el sindicalismo de clase. No nos lo podemos permitir. 

El corporativismo rompe los lazos de solidaridad entre los distintos sectores de la clase trabajadora, fundamentales no sólo para que avancen las condiciones de vida de la mayoría social, sino también para las luchas en cada centro de trabajo. 

Pero es que no se queda ahí. Todo apunta hacia el verticalismo, el sindicalismo de "todos vamos en el mismo barco". No es verdad, trabajadores y patronal tenemos intereses contrapuestos e irreconciliables. Aunque esta premisa básica parece desdibujarse en nuestro querido Tercer Sector. Aquí tampoco todos vamos en el mismo barco tampoco. Nuestros intereses coinciden con los de las personas que atendemos, irreconciliables con los intereses de las "entidades" y generalmente también con los de la Administración.

En Grupo 5 parece que esa "otra forma de hacer sindicalismo" está intentando meter el hocico, impulsando vergonzosamente impugnaciones de procesos electorales, revocaciones, etc. El idilio entre Corpfin y USO, ¿será por amor o por conveniencia mutua? 

Desde La Rosa En Lucha defendemos un sindicalismo de clase, combativo y democrático. ¡NO PASARÁN!


lunes, 1 de julio de 2019

Temperaturas entre 31º y 35º en Centro Abierto La Rosa para personas sin hogar.

Hoy hemos formalizado una denuncia ya que estamos sufriendo temperaturas extremas en Centro Abierto La Rosa, un centro de acogida municipal de atención a personas sin hogar en la ciudad de Madrid.

En Abril de 2019 fuimos trasladados al edificio municipal "Campaña de Frío" debido a las obras que se están realizando para adecuar nuestro centro para una atención digna a las personas que atendemos.

Desde el mismo momento del traslado, las trabajadoras observamos que el centro no contaba con un sistema de climatización para soportar altas temperaturas veraniegas, por lo que dimos aviso de ello en previsión de lo que pudiera suceder al cabo de unos meses.

El Ayuntamiento de Madrid no se ha puesto en marcha para poder dar soluciones demostrando una vez más lo poco que le importan las personas a las que atendemos, que por si fuera poco que se encuentren en una dura exclusión social, hay que sumarles graves problemas de salud. 

La empresa adjudicataria del recurso, Grupo 5, ante la inminente ola de calor que se avecinaba la semana pasada, alegó que la responsabilidad del edificio es del Ayuntamiento, por lo que no es competencia suya. 

Si bien el edificio es municipal y la responsabilidad es del Ayuntamiento, la responsabilidad hacia los trabajadores es de la empresa que los contrata, y según el Real Decreto 107/2007 se aprueban unos valores de acuerdo con la ley de prevención de riesgos laborales (Ley 31/1995 PRL) y establecen unas temperaturas entre 23º y 25º para el verano que no se están cumpliendo.

Durante el fin de semana, hemos hecho mediciones en la enfermería del centro, ya que es el único punto donde hay instalado un termómetro, y hemos tenido 31,4º de temperatura mínima y 35º de máxima.

Las temperaturas han afectado gravemente a la convivencia entre las personas acogidas, ya que a la hora de dormir, para no soportar altas temperaturas, tienen que tener encendido un aparato de refrigeración doméstico que genera mucho ruido en las habitaciones.

Para más inri, nos han dado unas pautas para evitar golpes de calor, que por muy fresca que tengamos el agua no evita que haya personas deshidratadas a cargo del Ayuntamiento.

Esta mañana, Darío Pérez Madera, Jefe de Departamento de Samur Social y Atención a Personas Sin Hogar, ha informado a la dirección del centro de que no tienen soluciones en este momento para el problema de la climatización. Desde aquí queremos apelar a su "nuevo jefe" Pepe Arniote, para que tenga en consideración tanto a las personas acogidas que están a su cargo como a los trabajadores y que tome las medidas oportunas para proteger la salud de todas, teniendo en cuenta la vulnerabilidad sanitaria en la que se encuentran.


domingo, 30 de junio de 2019

Las trabajadoras/es de Samur Social de Madrid denuncian una situación crítica de atención a menores en plena hora de calor

Según nos explican los y las trabajadoras sociales, debido al desbordamiento y la falta de recursos llevan semanas dejando a familias con menores en la calle, exponiéndoles a situaciones extremas de calor en la ciudad de Madrid. Solo unos pocos con sus familias han conseguido refugiarse en la entrada de la Central de SAMUR Social, donde hay sombra.
Tan crítica es la situación que nos dicen que a pesar de estar dentro de un recinto privado sin autorización, la policía se niega a desalojarlos porque sería ponerles en una situación de alto riesgo para sus vidas. Se permite, eso sí, su permanencia en la calle, pero no tienen acceso a agua, aseo, alimentación o un lugar donde descansar dignamente.
¡Las citas para la solicitud de asilo se están dando para final de año! 
¿Y mientras tanto?
El Ministerio del Interior no da una respuesta, Cruz Roja está colapsada y la única información que se les da a los menores y a sus familias desde el Ayuntamiento de Madrid es que acudan al SAMUR Social donde se les acogerá, cuando realmente no es así, porque en estos momentos SAMUR Social no tiene capacidad de respuesta a esta situación, que se repite cíclicamente mientras todas las administraciones miran a otro lado.
La situación, en voz de las y los trabajadores sociales, no sólo es una situación absolutamente desgarradora, sino que supone una vulneración de las leyes internacionales, europeas y españolas: desde el artículo 14 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos hasta la Convención de Ginebra, la Carta Social Europea, la Constitución Española o la Ley de Asilo de 2009.
Es una situación que se repite año tras año, gobierne quien gobierne el estado o el ayuntamiento. A pesar de que se sigue desplazando y desahuciando a la gente, el sistema de asilo y refugio, dependiente de los ministerios de Trabajo y de Interior y las organizaciones encargadas a proporcionar una primera atención, no parece que interese encontrar solución a las familias que hacen largas colas para solicitar asilo y no tienen lugar donde dormir debido a la falta de recursos en la red de albergues.
Necesitamos dar visibilidad a esta situación de inhumanidad absoluta, necesitamos que las administraciones se responsabilicen de sus competencias y que aúnen esfuerzos para darle respuesta.

La prioridad ha de ser proporcionar una vida digna a las personas.


Desde esta noche a las 22:00 habrá personas sensibilizadas con la situación de estas familias en la carrera de San Francisco 10, sede Central de SAMUR Social en señal de protesta. Ningún niño/a debería vivir esta situación.

Desde co.bas trasladamos esta convocatoria de las trabajadoras y trabajadores del SAMUR Social, y os animamos a que la divulguéis para que entre tod@s consigamos cambiar esta situación.
Mientras se reparten los sillones y se discute si la bandera a un lado o a otro, la gente sigue sufriendo en la calle. No es política, es perversión.

Cuando la ley es injusta, lo correcto es desobedecer

Vía judicial, están intentando normalizar la deshumanización de nuestras sociedades. Curiosamente, los mismos que apelan a sus raíces cristianas para atacar a las personas migrantes.

Estos días asistimos al bochornoso espectáculo del Sea Watch 3, que de momento ha terminado con la detención de Carola Rackete, por cumplir con su obligación como capitana del barco (velar por la seguridad de los tripulantes), tras atracar en Lampedusa. Formalmente está acusada de favorecer el tráfico ilegal de personas y resistencia y abordaje contra embarcaciones de guerra. 

No es el primer caso. Al bombero Miguel Roldán  la fiscalía italiana le pedía 20 años de cárcel por participar en misiones de rescate en el Mediterráneo. Pax romana.

Marruecos también amagó con imitar a los vecinos del norte, cargando contra Helena Maleno, también acusada de tráfico de personas. ¿Haciendo méritos para entrar en la Unión Europea?


Al otro lado del Atlántico la cosa no va mejor. Scott Warren afronta también 20 años de cárcel, acusado de encubrimiento y conspiración para el tráfico de personas. Así describe la ley al evangélico hecho de dar de beber al sediento. Aquí y allá, el poder está criminalizando a quienes tratan de evitar las muertes que causan las leyes de extranjería.

De fronteras para dentro, tampoco va mejor esto de la solidaridad. Según ha metido el hocico en las "instituciones", Vox ya ha enseñado la pezuña, criminalizando a las compañeras que trabajan en atención a víctimas de violencia de género. Tampoco es algo nuevo. En realidad, atacar a quien trata de echar una mano a las personas necesitadas se ha convertido en lo normal. En cuanto alguien se mueve del guión establecido, intentan sacarle de la foto a hostias, bloqueando los intentos de amparo

Quieren imponer, vía judicial también, una sociedad anestesiada e indolente. Y en nuestro ámbito profesional, nos quieren a todas obedientes y bien encuadradas en sus particulares y burocratizados Ejércitos de Salvación lucrativos. No pasa nada, sólo tendremos que aprender a desobedecer más y mejor.


viernes, 28 de junio de 2019

¡Telepizza explota!

La plantilla de Telepizza en Zaragoza ha dicho basta, y el próximo 29 de junio han convocado su segunda jornada de huelga para exigir que la empresa cumpla con la subida del SMI. En esta ocasión, las plantillas de Glovo y Uber se han sumado, en la primera Huelga de Precarios.

La movilización comienza a extenderse, y este sábado habrá concentraciones frente a sus locales en diferentes ciudades (en Madrid, en Princesa 7, a las 19 horas). Todo nuestro apoyo a las compañeras y compañeros. Acabemos con la precariedad. Hasta que no cumplan la ley, ¡no consumas en Telepizza!

Toda la información sobre el conflicto, en Telepizzaexplota



martes, 18 de junio de 2019

La zafiedad no es arte

“Sería hipócrita decir que no estoy dentro del sistema: el sistema y el público siempre me ha tratado bien. A pesar de todo, siento una pulsión disidente, antisistema”. Declaración de Eduardo Casanova en El País sobre su nuevo libro Márgenes. La entrevista se adorna con unas pocas fotos del artista vestido de torero sofisticado, obra del diseñador Palomo Spain. Otra de esas figuras modernosas adorada tanto por conservadores y liberales como por progresistas millonarios. La gente del ocio, resumiendo. 

Esta declaración y otras del estilo “No soporto la fotografía social. Me interesa la persona, pero no lo que le rodea; me interesa mi realidad, la de mi casa, que es de color… del color que sea” o “Me robaron, algunos se pusieron a practicar sexo… Pero me siguen interesando más ellos que las modelos de la fashion week” a medios periodísticos elitistas como Vogue o la revista gay Shangay no tendrían ninguna relevancia si no fuese por el tema que el artista aborda en su reciente obra.

Márgenes es un foto libro que incluye imágenes de personas que viven en la más sangrante exclusión social. Aparecen fotografiadas en la cama de Casanova. “Un camino del negro al rosa” en sus palabras. Por su lecho de sabanas de raso fucsia pasan hombres y mujeres extraídos de entornos desfavorecidos como poblados, guetos o barrios desfavorecidos (Casanova prefiere el término barrios conflictivos).

Para evitar la tupa de críticas que puede recibir, ha manejado rápido sus declaraciones dejando claro que él no es moralista, que detesta la fotografía social y que se trata de un ejercicio puramente estético. El actor y director como tantos otros de esa cofradía hedonista, amorosa y de izquierda acomodada bien representada por la política cultural de Manuela Carmena, suelen pecar de micro-colonizadores, usurpadores de espacios que no le interesan más allá de su valor productivo y egocéntrico. Uso mercantilista que genera caja. Nada nuevo, ya se veía en el cine de Almodóvar en los años de oro de la Movida. Cuando sus estilosos protagonistas peregrinaban a Vallecas a pillar para después, veloces, volver a su zona de confort glamourosa. De aquellos barros estos lodos.

El ejercicio de Casanova no encaja por forzado y vacío. Por mucho que cite a John Waters como influencia, está lejos del director americano. Quien vivió fuera del sistema durante años. En su cine y performances mostraba su mundo, no necesitó nunca bajar de su planta de privilegiado para robar el alma de aquellos que te pueden resultar exóticos visualmente.

Pero tampoco es defendible desde cualquier otra óptica. Es más, en su empeño de otorgar únicamente significado visual lo resultante es un ejercicio de mofa. Ignorancia social más cerca de los youtuberos de mente básica culpables hacer viral los videos de John Cobra que de un artista rompedor. No sé qué será lo próximo ¿Tal vez recurrir a la gente de los pueblos vestidos con sus trajes tradicionales y hacerles fotos tomando copas en el salón de su casa? 

Porque seguramente el escuadrón artístico que rodea a Edu, que viven gracias a los réditos de las redes sociales y fiestas patrocinadas, no necesitan saber que las personas que aparecen en el libro caricaturizadas, afeadas, modificadas… a pesar de sobrevivir en situaciones de extrema dificultad, son capaces de realizar actividades comunes, exactamente igual que el resto. Pero  el artisteo precisa mantenerles en su Disneyland particular.

El pequeño Fidel es un verdadero observador de contenedor, un querubín desprendido capaz de retratar un mundo ajeno. Valeroso para mover el objetivo de su cámara hasta desenfocar una realidad que no necesita de sus artificios para resultar impresionante. Si alguna vez nos lee, esperamos que no se moleste y entienda que solo se trata de una opinión meramente estética. Porque no nos interesa en absoluto el lado humano de los artistas que no generan nada, que no son nada.