domingo, 16 de julio de 2017

Sarna en La Rosa. Negligencias y cachondeos varios



El pasado día 7 de julio, tras las quejas de picores en la piel de un usuario y observar las erupciones, se realiza una visita a su centro de salud y se deriva a infecciosos, donde se confirma que se trata de un caso de sarna. Ante sintomatologías similares, se revisan otros posibles casos, y a  día de hoy son seis los afectados (tres usuarios y tres trabajadores). 


Tras conocer el brote y solicitar el tratamiento profiláctico a la empresa, ésta en principio se niega, no facilitando el tratamiento hasta el sábado 15 (¡más de una semana después!), tras confirmarse el primer caso de sarna entre la plantilla y denuncia pública mediante. En principio, la empresa se ha comprometido a que como tarde este lunes se facilitará el tratamiento profiláctico a todas las profesionales y a los allegados de aquellos que han resultado infectados. Sin embargo, se sigue negando el tratamiento profiláctico a las personas usuarias del centro, por lo que el tratamiento de la plantilla puede ser completamente ineficaz y puede cronificarse el brote en el centro. Además, ¿es que las personas sin hogar no tienen derecho a que se proteja su salud? ¿Pero esto qué es?


De los responsables del Ayuntamiento seguimos sin tener noticias. Por diversos medios hemos conocido la versión falaz de Darío Pérez (jefe del servicio), que sin ningún pudor ha mentido deliberadamente a la prensa (de igual manera que ha mentido Asispa) en un absurdo intento de echar balones fuera y minimizar tanto el problema sanitario como su negligente actuación. Ni el brote está controlado (sospechamos que en los próximos días se confirmarán más casos), ni Madrid Salud se ha puesto en contacto con los trabajadores del centro ni se han facilitado las medidas profilácticas necesarias. De hecho, la coordinación intercentros ha brillado por su ausencia ante la incomparecencia de los responsables municipales, por lo que en pleno brote de sarna se ha trasladado a La Rosa a usuarios de otros centros, y se ha trasladado a residentes de La Rosa a otros recursos (como el traslado realizado a Geranios, por mucho que Darío Pérez lo niegue). Ni siquiera se ha informado a las plantillas de la situación, por lo que no se está tomando ninguna medida de precaución. El proceder de los responsables de la red está siendo cuando menos temerario.


Desde Asispa se han ido dando pautas de actuación incoherentes, demostrando la más absoluta improvisación y el total desconocimiento del proceder ante un brote de sarna del Servicio de Prevención de una empresa cuyo negocio es la atención a los colectivos más vulnerables a la sarna (personas sin hogar y ancianos). Esta errática actuación ha conllevado un sufrimiento añadido a los primeros usuarios contagiados, ya que estuvieron varios días aislados en una sala inadecuada (las lamentables condiciones del centro no dan para más), cuando lo pautado son únicamente 24 horas de aislamiento tras el inicio del tratamiento.  


La plantilla de La Rosa hemos vivido de manera directa una vez más el olvido y el desdén que tanto administraciones como empresas tienen hacía nuestro sector y las personas con las que trabajamos. Desde el pasado día 7 se han ido conociendo nuevos casos y estamos seguras de que se conocerán más a lo largo de estos días. Denunciamos la desprotección a la que estamos sometidas ante esta epidemia y ante cualquier otra (tuberculosis, etc). Volvemos a exigir que la Prevención de Riesgos Laborales se tome en serio, por nuestra salud y por la de las personas a las que atendemos. Como muestra un botón: Asispa se ha negado reiteradamente a reconocer los riesgos biológicos a las trabajadoras sociales en la Evaluación de Riesgos Laborales. Entre los contagiados hay miembros de esta categoría profesional. ¿Y ahora qué?


Llegados a este punto exponemos que nos parece una vergüenza que no se hayan tomado medidas antes, que las propias trabajadoras  tengamos que ir exigiendo un tratamiento a la empresa, más aún cuando esta no ha actuado con precaución en ningún momento.  Como el periodo de incubación de la sarna es de dos semanas a un mes, seguramente habrá muchos más casos,  familiares y allegados de los trabajadores del centro están expuestos, y en vez de actuar con la diligencia que una emergencia como esta requiere, se niega el problema y se intenta tapar con mentiras en prensa.


Desde La Rosa En Lucha exigimos que se asuman responsabilidades, y que se  reconozca el riesgo biológico al que estamos sometidos en el trabajo. Y lo más importante: ante alertas de este tipo exigimos  claridad y transparencia frente a la opacidad y la mentira a que estamos acostumbrados. La alarma social se genera por la desinformación, las medias verdades y las mentiras, no por hacer públicas las situaciones de riesgo y las medidas a tomar.


Estamos especialmente dolidas por la petición de Darío Pérez de “no estigmatizar aún más a las personas sin hogar”. ¿Qué insinúas, que al denunciar la desatención que sufrimos estamos estigmatizando a las personas con las que convivimos diariamente, con las que sentimos en común, lloramos y reímos? Darío, no seas cínico. Lo que estigmatiza es la desatención y la invisibilización (los saraos navideños al más puro estilo Plácido tampoco ayudan). Vivir entre moscas, mosquitos, cucarachas y hasta libélulas, durmiendo en el suelo, ahonda los procesos de exclusión social. Y el responsable eres tú.


La calidad de vida de las personas que atendemos no parece estar entre las preocupaciones de los responsables de la red.  Se olvida la importancia de unos buenos recursos materiales y unas condiciones de trabajo dignas para lograr una Intervención Social de calidad.


Por favor ayúdanos a difundir el comunicado para que se contenga cuanto antes el brote de sarna,  para mejorar la calidad del servicio que se presta a las personas que son atendidas en recursos municipales y  para que todo el mundo sepa cómo se gestionan sus impuestos y en qué bolsillos acaban.

Señores del Ayuntamiento ¡les estamos esperando!
 

lunes, 3 de julio de 2017

ASISPA, campeones de la explotación

video

Trabajadores y trabajadoras del sector se han concentrado frente a la Consejería de Familia y Asuntos Sociales para reivindicar el fin de la precariedad que sufren en sus condiciones laborales y exigir a la Consejería que medie en el conflicto. En las últimas semanas, las trabajadoras y trabajadores de residencias privadas de la Comunidad de Madrid se han concentrado en las residencias de los grupos empresariales concertados con la Administración (Orpea, Sanires, Asispa). Esta protesta ha llegado hoy a las puertas de la Consejería de Familia y Asuntos Sociales.

CCOO insta a la Consejería a que medie en el conflicto al ser parte del mismo ya que la gran mayoría de las empresas del sector tienen concertadas plazas con la Comunidad de Madrid, así como con los ayuntamientos de la región.

Para el sindicato es inadmisible que la Administración inyecte dinero público a empresas que no cumplen con la ley y tienen a sus profesionales en la absoluta miseria laboral. El Gobierno regional no puede mirar para otro lado y, como exige CCOO, es necesario que tome medidas en este conflicto, apueste por la firma de un convenio digno y que acabe con la precariedad que sufren los profesionales del sector.

jueves, 29 de junio de 2017

I Feria de Inclusión Social de Madrid

Hoy se celebra en Madrid la I Feria de Inclusión Social de Madrid. Allí se dan citan numerosas "entidades" de las que conforman el denominado Tercer Sector (según ellos mismos dicen, un sector que trabaja en red y que está al lado de las personas más vulnerables). Un sector que emplea ya al 4´6% de las trabajadoras y trabajadores en activo (siendo un empleo muy cualificado y mayoritariamente femenino) y cuyos ingresos representan el 1´5% del PIB (equivalente a sectores como la metalurgia o las telecomunicaciones). 

Además, más del 60% de las entidades cuentan con más de 20 años de experiencia. Y es que, efectivamente, en los 90 se produjo una enorme eclosión de ONGs al calor del triunfo del neoliberalismo y la consiguiente mercantilización de la pobreza. Porque lo que no cuentan estas solidarias entidades sin ánimo de lucro es que se lucran a costa de la explotación de las profesionales y de escatimar medios en los servicios que prestan. Y es lo que realmente son, empresas de servicios que subcontratan con las distintas administraciones (el 80% de quienes trabajamos en el sector de la Intervención Social lo hacemos en el sector privado).

Precariedad en forma de contratos parciales y temporales es lo que nos encontramos, además de sueldos de mera subsistencia. También son habituales los casos de represión (como último ejemplo los educadores en pisos de menores tutelados recientemente despedidos por Fundación Grupo Educativo). No tuvimos convenio en el sector hasta 2015, y a día de hoy sigue sin estar implantado ante la resistencia indigna de las entidades sin ánimo de lucro. Obviamente, en estas condiciones es muy difícil trabajar. Máxime cuando debido a la privatización, nuestros Servicios Sociales están diseñados pensando más en el beneficio económico que en prestar una atención de calidad a la ciudadanía. 

Por otro lado, los pasos dados hacia la profesionalización del sector están en entredicho ante la consolidación en muchos ámbitos del asistencialismo paternalista, y el fenómeno del voluntariado (más de un millón de trabajadores gratis), lo que va configurando un modelo cercano a la beneficencia. Caridad pero lucrativa, eso sí. Por ejemplo, que el Ayuntamiento de Madrid se niegue a reconocer la categoría profesional a las integradoras sociales de la red de atención a personas sin hogar va en esta línea.

No olvidemos que la gran mayoría de las "entidades" están directa o indirectamente relacionadas con la Iglesia. Indignante. Es insultante que las monjas Trinitarias, las Adoratrices, las Hermanas Capuchinas o las Hijas de la Caridad, que encarnaron el terror fascista gestionando las cárceles de la dictadura o los centros del Patronato de la Mujer, a día de hoy gestionen recursos incluso de atención a víctimas de violencia de género o centros de menores. Y es que no podemos engañarnos, mientras no logremos sacar las pezuñas de esta tropa de nuestros Servicios Sociales, plantear una Intervención Social transformadora seguirá siendo una quimera.

Pero sí se pueden cambiar las cosas. Mónica Oltra ha marcado el camino. Por eso hoy, mientras la patronal se pavonea en el Matadero de Madrid, La Rosa en Lucha vuelve a exigir a Ahora Madrid la municipalización de los Servicios Sociales. Porque es mucho lo que está en juego.

martes, 27 de junio de 2017

Poco Orgullo municipal

A cada paso un tropezón. Asispa hasta en la sopa, también en el World Pride Madrid. ¿Y qué hace una empresa como esta en un lugar como este? Pues debería aclararlo el Ayuntamiento de Madrid.

El Ayuntamiento ha decidido alojar a las personas voluntarias del Orgullo en el albergue "Pinar de San José". Nos duele ver a tantas personas sin hogar malviviendo en la calle por falta de plazas en los albergues mientras las instalaciones de la red se utilizan para otros fines (por loables que éstos sean). Y nos duele ver cómo empresas como Asispa se lucran incluso de actos supuestamente reivindicativos. Nuestra solidaria y explotadora empresa se va hacer cargo de la "gestión del alojamiento de voluntarios". La tomadura de pelo no parece tener fin.


Que el PP lo mercantilice todo es lógico. Para eso están. Pero que Ahora Madrid siga la misma senda es profundamente preocupante. Por este motivo (y por otras muchas razones) hoy nos sumamos a la manifestación convocada por Orgullo Crítico. Porque el 28 de Junio es un día de lucha, no sólo una fiesta. 

 

domingo, 25 de junio de 2017

Basta de ataques a lxs que luchan

La represión adquiere muchas formas. Una de ellas consiste en intentar ahogar económicamente a aquellos colectivos que no se resignan, mediante multas (que para eso impusieron la Ley Mordaza) o poniendo trabas a la autofinanciación. Por eso el PP quiere al Sindicato de Estudiantes fuera de la Feria de Málaga (como ya hicieran en las fiestas de Aluche, aunque con el cambio de gobierno en Madrid han podido volver). Y es que las 25 huelgas estudiantiles que han tumbado las reválidas y han dejado la LOMCE herida de muerte no le ha sentado nada bien al PP. Precisamente por eso desde La Rosa En Lucha les apoyamos. Puedes leer su comunicado aquí

martes, 20 de junio de 2017

Todxs con Celia y Carlos

La Rosa En Lucha estamos en conflicto con el Ayuntamiento de Madrid. Porque exigimos a Ahora Madrid que cumpla su programa electoral (municipalización de los servicios públicos) y que acabe con nuestra precariedad laboral y con la mala atención que reciben las personas sin hogar.

Pero también sabemos que estamos sufriendo las consecuencias del modelo de gestión neoliberal de la ciudad impuesto por el PP en las últimas décadas. Durante estos años, empresarios y políticos se han llenado los bolsillos gracias a la privatización de los servicios públicos y la corrupción asociada.

Y no vamos a permitir que precisamente quienes están luchando desde las instituciones contra los ladrones sean quienes finalmente se enfrenten a la acción de la "justicia". Por eso desde La Rosa En Lucha queremos mostrar nuestro apoyo a Celia Mayer y Carlos Sánchez Mato. No estáis solos, como vamos a demostrar el próximo 24 de junio, cuando el pueblo trabajador madrileño volverá a tomar las calles contra la corrupción y la impunidad.

viernes, 16 de junio de 2017

Nace el Festival de Cine Crítico de Carabanchel y Aluche

La Rosa en Lucha colabora el próximo 29 de Junio con el Festival de Cine Crítico de Carabanchel y Aluche, organizado por el ColectivoK. Abriremos el acto, dedicado al documental "Remine, El Último Movimiento Obrero" haciendo un breve resumen de la realidad en la "red municipal de atención a personas sin hogar" que repercute en una completa falta de derechos tanto de las personas atendidas como de lxs profesionales que la integramos. 

El ColectivoK lanza este festival durante dos jueves de junio y dos de julio, con documentales sobre diversas temáticas y un estreno incluido.
Necesitábamos seguir organizando actividades en el Parque de las Cruces. Durante trece años, el anfiteatro de este lago carabanchelero acogió el Festik, festival autogestionado que se convirtió en todo un referente del sur de Madrid. Hoy, presentamos un nuevo festival, esta vez de cine crítico y con el que pretendemos también llegar a todas aquellas personas que quieran conocer un poco más en profundidad el complejo mundo que nos rodea. Tras autogestionarnos pantalla y proyector, el cine de verano estaba servido. Solo faltaba elegir las áreas a abordar y buscar los documentales. Esta primera edición se pone en marcha con cuatro temáticas muy diferenciadas: represión, movimiento obrero, gentrificación y feminismo.
La primera proyección tendrá lugar el jueves, 22 de junio y lo haremos por todo lo alto con el estreno de El silencio de la tortura”, un documental sobre las vulneraciones a los derechos humanos, practicadas por las distintas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Producido por la productora audiovisual alternativa Dokus Aborigen, contaremos con la presencia del director que desde las 21:00 horas nos contará el porqué de este interesante documental que comenzará a proyectarse en torno a las 22:00 horas.
Una semana más tarde, el jueves, 29 de junio, también desde las 21:00 horas, tendremos la suerte de contar con los artífices de “Remine. El último movimiento obrero”. Este interesante documental, premiado en 2014 hasta en ocho festivales, narra la situación de los más de 4.000 mineros que hace unos años declararon una huelga indefinida contra los recortes históricos aprobados por el gobierno. Organizaron protestas diarias: cortaron carreteras, se encerraron a 700 metros de profundidad, anduvieron 500 kilómetros a Madrid… Pero ya nada es como antes. Parece que ni siquiera entre estos incansables luchadores, supervivientes del ya conocido como último movimiento obrero. De nuevo, el visionado de la película comenzará a las 22:00 horas, cuando acabe la presentación del documental.
Saltamos a julio. El día 6 centraremos la jornada en una problemática que afecta cada vez más a nuestros barrios: la gentrificación. Proyectaremos el documental “Mi barrio está de moda”, grabado por el colectivo Sinfiltros.com en las calles de Lavapiés. La palabra gentrificación significa “elitización” o “aburguesamiento”, una traducción que nos da la clave de un fenómeno que se repite en las grandes capitales del mundo, de Nueva York a Londres o Berlín. Barrios que de pronto se ponen de moda y que atraen a vecinos con mayor poder adquisitivo y cultural. Además, este proceso está muy relacionado con la otra temática que abordaremos ese día: el despoblamiento y repoblamiento rural. Como cada jueves, la proyección comenzará a las 22:00 horas, pero desde una hora antes plantearemos el tema para poner en situación al público. Seguro que el debate da para mucho.
Por último, y para cerrar este I Festival de Cine Crítico de Carabanchel y Aluche, el jueves, 13 de julio, podremos ver en el anfiteatro del Parque de Las Cruces el documental “Solo te he dicho guapa”. Los “piropos” callejeros arrebatan la libertad de circulación, la dignidad, la comodidad y el derecho al espacio público de las mujeres. Desde el Laboratorio Malaka de Barcelona han grabado este documental donde entrevistan a hombres y mujeres de diversas generaciones para abordar una problemática que está normalizada, permitida y totalmente invisibilizada. De nuevo, presentaremos el tema a las 21:00 horas para comenzar la proyección una hora después.